Adios, Logan

Basado en el comic de 2008 titulado Old Man Logan, el film se sitúa en el futuro. Los poderes regenerativos del mutante han disminuido y los X-Men dejaron de existir salvo en las páginas de los comics. El Pofesor X tiene que ser sedado porque es un peligro para la humanidad y la aparición de una niña mutante cambia las reglas del juego.

El mutante más popular de Marvel logró despedirse por la puerta grande con una producción que me parece quedará en el recuerdo entre las mejores obras del género.
Mangold y Jackman finalmente le encontraron la vuelta al personaje y en su última aparición en el cine trasladaron a la perfección toda la brutalidad intensa de Wolverine que siempre fue atenuada en la saga de los X-Men.

En Logan el director se alejó por completo de la pirotecnia épica del último film de Bryan Singer para desarrollar una historia más intimista que encuentra sus raíces en el western.
De hecho, si a esta película le quitás los elementos fantásticos relacionados con los mutantes lo que queda es un clásico western de Elmore Leonard, quien era un experto en narrar historias de cowboys con suspenso.

Pero, ¿Puede una película de superhéroes emocionarnos? ¿Pueda la saga X-Men dejar de un lado la parafernalia para lucirse con una obra intimista? ¿Puede un ser violento (con garras retractiles) conmovernos? La respuesta es un si absoluto a todo.
Logan no solo es el broche de oro para el personaje que le dio fama mundial a Hugh Jackman sino que también es un film esplendido por sus propios méritos.

El guión funciona como un relojito y la clasificación R (apta para mayores de 16) se justifica.
Por primera vez vemos al personaje demostrar su violencia de una manera gráfica impresionante y se valora más que nunca. A Jackman ya no le quedaban muchas facetas para mostrar en este universo y aquí se desquita y despide con todo. Lo mismo sucede con Patrick Stewart.

También en cuanto a lo actoral hay que destacar a la pequeña Dafne Keen, tremendo hallazgo del director Mangold, quien debutó con esta labor en el cine. La madurez de esta niña, de tan solo 12 años, en su interpretación por momentos trae al recuerdo los primeros trabajos de Jodie Foster que sorprendían por la misma cuestión.
La actriz tiene muy pocos diálogos en la trama pero el modo en que se comunica con sus expresiones faciales es extraordinario y las secuencias de acción no tiene precedentes en la franquicia de X-Men.

Por este casting, por la puesta y por el guión, Logan se convierte en una de las mejores películas del género superhéroes. Ya que, los efectos especiales y secuencias de acción pasan a un segundo plano. Aquí los personajes lo son todo.

Definitivamente es uno de los estrenos del año y una película que será recordada como un gran exponente dentro del género.

Quien interprete al personaje en el futuro tendrá unas garras muy grandes que llenar.

Criticas de: Hugo Zapala y Matías Lértora

Dejar respuesta

Por favor, escriba sus comentarios!
Ingrese su nombre