SINOPSIS

Escrito por Héctor Negrete “Graff”

El Maestro de la Artes Místicas finalmente llega a los cines con una cinta rica en lo visual pero con una historia que cae en áreas comunes del genero.

Posiblemente, luego de “Guardianes de la Galaxia” y “Ant-Man”, la nueva cinta de Disney / Marvel Studios, “Doctor Strange”, sea una de las apuestas más grandes que el estudio está realizando. Por lo que el traer a un director de cintas de corte de terror, Scott Derrickson, se mostró como un buen inicio; y la suma del favorito de los fanáticos Benedict Cumberbatch hizo que la atención aumentara.

“Doctor Strange”

Nos narra el origen del personaje, como el engreído doctor neurocirujano Stephen Strange (Cumberbatch), sufre un accidente que lo deja incapacitado para continuar realizando su labor médica. Desesperado, Strange debe buscar alternativas para curarse, lo que lo lleva al otro lado del mundo, donde se topará con El Antiguo (o en esta ocasión, La Antigua, interpretado por Tilda Swinton), quien le muestra un mundo lleno de posibilidades más allá de la medicina, en los reinos de la magia. Sin embargo, su entrenamiento toma un giro inesperado, cuando Kaecilius (Mads Mikkelsen) tiene un plan para destruir el planeta entero.

Para esta película, Derrickson, como se esperaba, nos entrega una cinta con un impresionarte trabajo visual, captando toda la esencia del arte de los cómics cósmicos/psicodélicos de los 60’s; con un muy atractivo diseño de producción que va desde cómo se genera la magia (nada de Hocus Pocus), hasta las locaciones y por supuesto los efectos visuales, siendo este último rubro uno de los más asombrosos de toda la cinta. Si bien, muchos hicieron comparativos inmediatos con el trabajo realizado años atrás en “Inception” gracias a los avances, “Doctor Strange” lleva a otro nivel el manejo de los planos e ilusiones ópticas que no solo dejará boquiabiertos a algunos, sino seguramente hasta los llegará a marear. Los efectos visuales, bien podrían valer el primer Oscar a Marvel Studios.

De igual forma, el reparto y sus actuaciones son otros de los puntos fuertes de la cinta, donde podemos destacar el trabajo de Cumberbatch y Swinton, cuyas interpretaciones son sin duda el pilar de la cinta. Rachel McAdams, Benedict Wong y por supuesto Chiwetel Ejiofor, se muestran como importantes apoyos en momentos claves de la trama, aportando drama y comedia, en sus participaciones.

Sin embargo, pese a estos valores, la historia de la cinta realizada por Jon Spaihts, Derrickson y C. Robert Cargill, cae en el cliché de la historia de origen, donde el personaje tarda poco más de la mitad de la película en tomar el manto por el cual va a ser reconocido, y que luego de un largo y arduo entrenamiento, nuestro héroe (aún sin pulir) repentinamente debe emprender su camino para salvar el mundo. Si bien, el ritmo del filme es fluido, la trama se vuelve poco emocionante y predecible, algo nada común en los trabajos de Derrickson.

Otro rubro de producción muy cuestionable de la cinta (en especial para aquellos finos de oído), resulta la música realizada por Michael Giacchino, la cual no solo pasa desapercibida durante la película, sino que su tema principal, por momentos peca en sonar muy parecida al trabajo que el mismo compositor hizo para las nuevas películas de “Star Trek”. Esto solo podría catalogarse de decepcionante luego de la larga trayectoria de este compositor.

Como resultado

Doctor Strange” es un cinta firme, sin muchos riesgos, en la categoría entretenida; convirtiéndose en un ladrillo más de la enorme construcción del Universo Cinematográfico de Marvel Studios, pero lejos de ser algo destacado en su conjunto. Por supuesto, para los seguidores de estas películas, habrá una enorme cantidad de referencias, guiños y claro, su necesaria unión con el resto de la cintas de Marvel. Y aunque debería ser innecesario mencionarlo, recuerden esperar hasta el final de los créditos.

Para mas información sobre la película: IMDB

Dejar respuesta

Por favor, escriba sus comentarios!
Ingrese su nombre