Desarrollador: BioWare
Lanzamiento: 21 de noviembre de 2014
Género: RPG

Los maestros artesanos de BioWare volvieron a regalarnos una de las obras cumbre del RPG con Dragon Age: Inquisition, una aventura épica que nos lleva al mundo de Thedas, habitado por humanos, elfos, enanos y, por supuesto, dragones.

 

 

Juego

Bioware planea fusionar elementos de los dos primeros juegos de la serie, Dragon Age: Origins y Dragon Age II, en la creación de Dragon Age: Inquisition. El juego contará con ambientes mucho más grandes que permitirán al jugador explorar el mundo más libremente.

Bioware ha confirmado que varias de las razas jugables regresarán, tanto en versiones masculinas como femeninas. Los jugadores podrán jugar como humano, enano o elfos, tal y como era posible en Dragon Age: Origins. Además, los Qunari también serán una raza jugable.

No obstante, se espera que el combate sea algo diferente de sus predecesores y se enfoque más en la habilidad del jugador para preparse, posicionarse y formar un equipo cohesionado, lo que requerirá menos acciones repetitivas con el mouse pero mejor preparación. La vista táctica también regresará para las cinco plataformas en Dragon Age: Inquisition, dado que antes era exclusiva para la versión de PC en Dragon Age: Origins, y que fue quitada en Dragon Age II.

El aspecto del romance en el juego será cambiado por completo. A diferencia del anterior sistema de Bioware que se basaba en entrega de regalos y diálogos, el romance tendrá lugar en reacción a eventos y variables específicas de cada personaje, las cuales culminarán en escenas sexuales “maduras y de buen gusto”.

Los desarrolladores prometieron a los seguidores del juego que, a diferencia de los anteriores títulos, las decisiones hechas a lo largo de la serie tendrán un impacto más grande en la historia y que el jugador tendrá más control sobre su experiencia en el juego.

La personalización será expandida en Inquisition. Los desarrolladores han hablado principalmente de como el equipamiento de los personajes sería manejado con los miembros del grupo. Describieron una situación en la que el jugador encontraba una coraza y decidía dársela a un miembro del grupo; dependiendo que miembro del grupo la recibía, la coraza se adaptaría automáticamente a su forma y estilo para que esta encaje bien con un personaje en particular al mismo tiempo que mantendría su identidad. También mencionó que la personalización de armaduras iría incluso hasta la alteración de su color y patrón.

Los jugadores también podrán personalizar sus fuertes que podrán ser personalizados para espionaje, comercio o poderío militar, dependiendo del tipo de fuerte que el jugador haya escogido. El jugador también recibirá una serie de opciones que afectarán el área alrededor del fuerte, como la construcción de estatuas o cubriendo escapes. No obstante, parece que el jugador no tendrá suficientes recursos para todas las opciones disponibles, ya que los recursos de la Inquisición son limitados.

Laidlaw confirmó que existirá alguna manera para que los jugadores importen sus partidas guardadas de los primeros dos juegos a Dragon Age: Inquisition “para acomodar la consistencia en el mundo”.

Ray Muzkya, el ex Director Ejecutivo de Bioware, dijo en una entrevista para Wired que Dragon Age: Inquisition tendría una mayor influencia de juegos de mundos más abiertos, como The Elder Scrolls V: Skyrim, algo que BioWare está “observando con mucha atención”. Además, los desarrolladores prometieron a sus seguidores que no volverán a re-utilizar ambientes, algo que fue considerado como una de las mayores falencias de Dragon Age II. Sobre la naturaleza más abierta del mundo del juego, BioWare ha indicado que han tomado a Skyrim como inspiración, pero que no será un juego tan abierto.

Los jugadores podrán obtener influencia en áreas del mundo capturando fuertes o torreones. Esto se logra derrotando a los ocupantes del torreón o fuerte. Una vez la Inquisición tiene una base en el área, nuevas áreas se abrirán y se harán disponibles para el jugador. Estas áreas puede que hayan estado bloqueadas antes, por obstáculos como gases peligrosos. Al abrir estas áreas los jugadores no sóo podrán explorar un área en su totalidad, sino que también podrán visitar lugares y completar misiones que anteriormente no estaban disponibles.

Inquisition también traerá consigo dos formas de combate.

El primero tiene elementos que se encuentran en la mayoría de los juegos de rol de acción, entre ellos Dragon Age II. Este sistema está basado en la acción y sigue al jugador con la típica perspectiva sobre el hombre en tercera persona.

El segundo es más cercano al estilo de RPGs antiguos, incluido Dragon Age: Origins. Este sistema de combate permite a los jugadores pausar el juego, asignar ubicaciones y órdenes a los personajes en sus grupos y luego resumir el juego para ver como se desarrolla la estrategia. Durante el uso de este segundo sistema de combate más estratégico, la cámara será más parecida a una vista desde el cielo, en lugar de la usual perspectiva en tercera persona sobre el hombre del sistema de combate de acción. Este sistema es llamado la Vista Táctica y también permite al jugador colocar trampas mientras el juego está pausado.

Las elecciones del jugador tendrán un rol más importante en Inquisition debido a que los jugadores controlarán al líder de la Inquisición, el Inquisidor. Esto quiere decir que las elección que los jugadores realicen puede que hagan inaccesibles misiones o regiones completas del juego. Un ejemplo de esto sería la destrucción de una aldea, lo que significaría que esta área aún estaría accesible, pero el contenido asociado a este lugar ya no se puedrá acceder. Esto también quiere decir que si había áreas que antes no estaban abiertas, se pueden acceder a través de la captura de fuertes o torreones.

Un video de la versión pre-alfa de Inquisición tenía una brújula similar a la de Skyrim encima del HUD. Esta navegación mostraba los lugares descubiertos además de las áreas que aún podían ser encontradas. Los lugares no descubiertos eran representados con un signo de pregunta (?) en la barra de navegación. Demos posteriores mostraron un regreso al formato del minimapa más tradicional.

Como el Inquisidor, los jugadores también deberán decidir como desplegar agentes y tropas de la Inquisición. Esto incluye replegarse de ataques de enemigos. El juego también contará con ambientes destruibles, permitiendo a los jugadores destruir puentes de madera, puertas, cajas, etc. para deshacerse más fácilmente de sus enemigos. Las diversas regiones que componen el mundo del juego no escalan en nivel. Tiene un nivel fijo, lo que quiere decir que los jugadores o serán demasiado débiles o demasiado fuertes para los monstruos de la región.

Dejar respuesta

Por favor, escriba sus comentarios!
Ingrese su nombre