Resumen

Dirección: Courtney Solomon.
Paises: USA / República Checa.
Año: 2000.
Duración: 107 min.

Mas información: IMDB

Interpretación: Thora Birch (Emperatriz Savina), Jeremy Irons (Profion), Justin Whalin (Ridley Freeborn), Marlon Wayans (Snails), Zoe McLellan (Marina Pretensa), Kristen Wilson (Norda), Richard O’Brien (Xilus), Tom Baker (Halvarth), Lee Arenberg (Elwood Gutworthy), Edward Jewesbury (Vildan Vildir), Robert Miano (Azmath), Bruce Payne (Damodar).
Guión: Topper Lilien y Carroll Cartwright; basado en el juego creado por E. Gary Gygax.
Producción: Courtney Solomon, Thomas M. Hammel y Kia Jam.
Producción asociada: Justin Whalin, Allen Crawford, bob Dahlin, Nancy Koester y John Raczka.

Música: Justin Caine Burnett.
Fotografía: Douglas Milsome.
Montaje: Caroline Ross.
Diseño de producción: Bryce Perrin.
Dirección artística: Jindrich Kocí y Ricardo Spinacé.
Vestuario: Barbara Lane.
Decorados: Tomas Hais.
Dirección de producción: Andrew Blau y Michal Skop.

SINOPSIS

Basada en el famoso juego de rol, llega a la pantalla grande esta recreación del fantástico mundo de Dragones y Mazmorras. La trama, como no podía ser menos, sigue el eterno embate del Mal -dirigido por el maligno brujo Profion- contra el Bien, defendido por la Emperatriz Savina y sus valerosos paladines.

CRÍTICA – Pablo del Moral

No soy adepto a los juegos de rol, pero conozco la mística que los rodea. Incluso tengo en casa un kit de principiante para Advanced Dungeons & Dragons, pero debo admitir que nunca terminé siquiera el instructivo. La triste verdad es que no soy suficientemente sociable como para sumergirme en ese tipo de actividad. Afortunadamente los juegos de computadora permiten una experiencia similar, con la única compañía del ronronear del ventilador del CPU.

Digo todo esto para que mi disgusto con la película “Calabozos y Dragones” (título en México de “Dungeons & Dragons”) no se entienda como desprecio por el juego de rol que “inspiró” esta cinta. Todo lo contrario, creo que los fanáticos merecían un tratamiento más serio de ese fenómeno, y menos derivativo de otras películas, sobre todo considerando el vastísimo volumen de información que a lo largo de los años se ha publicado en forma de la mitología que respalda el juego.

La película

Pero vayamos al grano. “Calabozos y Dragones” (la película) es una de las peores muestras filmadas de cine de fantasía. La historia es un refrito de cualquier videojuego del mismo género: el mago villano quiere apoderarse del reino; los pícaros héroes, de humilde cuna pero valerosos y de noble corazón, se mezclan casi por azar en la lucha, y enfrentando obstáculos tremendos vencen a las fuerzas malignas, al mismo tiempo que se las arreglan para encontrar romance y aventura, ganando finalmente la gratitud de la virginal reina. Estoy seguro de que esta historia se ha contado desde hace literalmente miles de años, y el truco para hacerla interesante está en la ejecución.

En el caso de esta película, dicha ejecución tiene toda la sutileza de una obra de teatro escolar; lo mismo se puede decir de las actuaciones y de la barata ambientación. Pero, aunque sea difícil de creer, esos no son los principales problemas de la película. Las mayores fallas de la cinta son los personajes y efectos especiales.

Vamos por partes: los personajes son absurdos, carentes de dimensión o personalidad. Incluso los héroes son irritantes y prácticamente innecesarios, incluso siendo los protagonistas. El cliché del villano es tan burdo que ni siquiera podría pasar por “camp” o “kitsch”. Es sencillamente aburrido. Y el “comic relief” en forma de Snails, el ladronzuelo… vamos, sólo diré que a su lado Jar Jar Binks es un modelo de dignidad y recato.

Por lo general no culparía a los actores por tan pobres personajes, sino al guionista, pero en este caso creo que nadie está exento de culpa. El mismo Jeremy Irons, usualmente competente, entrega tal vez la peor actuación de la película. Los dragones digitales se ven más motivados que él. Tal vez Irons accedió a aparecer en esta película por la necesidad de cumplir los pagos de su yate o villa en Europa, pero eso no excusa el desprecio total por su oficio que muestra en “Calabozos y Dragones”. El resto de los actores padecen de lo mismo, pero como no esperaba otra cosa de ellos no me molesta tanto como viniendo del brillante Jeremy Irons.

Los efectos

No son malos… de hecho hay escenas hermosas, que casi hacen olvidar por unos segundos la basura cinematográfica que las rodea. Los ejércitos de dragones luchando sobre una exótica ciudad poseen una plástica única, que combina en forma surrealista la apariencia orgánica de los efectos con los malabares de cámara y composición que traicionan el origen digital de las escenas. El problema con los efectos especiales es que, una vez más, el estudio supone que mientras las imágenes sean bonitas, el público ignorará la incompetencia del director para contar una historia interesante. Los efectos bien usados pueden ser un auxiliar tremendo para impulsar la narrativa, pero también se pueden convertir en una muleta que fomenta la creación de basura, que luego del tratamiento digital podrá pasar por “arte”.

Aparte de los efectos especiales, la única razón para ver “Calabozos y Dragones” es tratar de adivinar de qué películas pueden haber plagiado escenas para alargar el argumento. Yo encontré varias secuencias que parecen directamente sacadas de “La Amenaza Fantasma”, “Indiana Jones y la Ultima Cruzada” y desde luego, “Krull”. Adicionalmente hay dos cameos para los fans de las películas de culto, pero ver a Richard O’Brian y Tom Baker, el más querido Dr. Who, sólo recuerda que hay mucha mejor fantasía allá afuera. No quiero decir que la recomiendo para niños, porque odio la condescendencia que eso implica, pero el público infantil con el que la vi pareció disfrutarla mucho más que los irritados adultos. Fanáticos de juegos de rol, mejor vean “Mazes and Monsters”. Es igualmente mala, pero al menos puede resultar hilarante por sus errores, además de la presencia de un muy joven Tom Hanks con tal cantidad de pelo que casi es un efecto especial por sí mismo.

Dejar respuesta

Por favor, escriba sus comentarios!
Ingrese su nombre