El Juego de la Paz un kit que invita a desenchufarse y jugar en familia

Es un juego de mesa para vivir experiencias colaborativas y realizar entre otras cosas, ejercicios mindfulness.

En tiempos de guerra, violencia y cambio climático, un grupo de artistas diseñaron un juego donde la paz es el objetivo. Facundo Cousillas, conocido por sus Grullas de la Paz, y Victoria Villalba, editora de textos educativos, crearon «El Juego de la Paz», un kit de experiencias que nos unen como familia y nos invitan a soñar con un mundo mejor.

¿Cómo nació la idea de este juego?

FC: Muchos de los juegos que hay giran en torno a la guerra y a la violencia. Nos preguntamos cómo sería un juego donde la paz sea un objetivo. VV: Vimos la necesidad de armar un juego que nos una como familia. Apagar un rato la tele, la compu, el celular. Y regalarnos un momento divertido para jugar todos juntos, desconectados de todo lo digital.

Ustedes presentan El Juego de la Paz como una aventura. ¿Qué tipos de experiencias en familia se pueden vivir con este juego?

FC: Las experiencias vienen en unos tarjetones grandes, ilustrados, con el paso-a-paso para hacer las actividades. Las familias pueden reciclar materiales para diseñar juguetes, hacer música con cosas de la cocina, jugar a ser chefs, sembrar una semilla. VV: Lo importante es que todas las experiencias tienen como objetivo unirnos como familia, son todos desafíos colaborativos, donde las actividades nos hacen reflexionar sobre la paz, y soñar con un mundo mejor. Todas las aventuras y las experiencias se resuelven con las cosas que ya tenemos en casa, no necesitamos nada más. The Lucanos Drawings se encargó de ilustrar todas las actividades, con dibujos sintéticos que inspiran mucho a los chicos.

¿Cómo es esto del “mindfulness en familia”?

VV: El mindfulness es el arte de estar presentes en el aquí y en el ahora. Se basa en técnicas de respiración, meditación o contemplación, para liberarnos del stress. Sirve tanto para grandes y chicos, aunque nosotros en El Juego de la Paz lo enfocamos en prácticas para hacer en familia. El mindfulness para niños se está haciendo cada vez más conocido en la Argentina, e incluso incorporado en las escuelas. Ayuda a mejorar la concentración y la confianza en nosotros mismos. Podemos aprender cómo regular nuestras emociones, y cultivar la paz. En el juego, estas actividades mindfulness vienen en unas tarjetitas pequeñas, que se hacen después de las experiencias, para relajarnos y quedar renovados.
Vimos la necesidad de armar un juego que nos una como familia. Apagar un rato la tele, la compu, el celular. Y regalarnos un momento divertido para jugar todos juntos, desconectados de todo lo digital, afirman Victoria Villalba y Facundo Cousillas, creadores de El Juego de la Paz.

Apagar el celular y desconectarnos un rato es un lema de El Juego de la Paz. ¿Cómo encararon este desafío?

FC: Esta es una de las banderas que llevamos: apagar la compu, la tele y el celular. Mirarnos más a los ojos. Charlar. Cuando abrís la caja del juego, sacás todas las tarjetas, stickers y mapa, y guardás los celulares ahí dentro, para evitar tentaciones…

El trazado de “El Mapa de la Paz” es uno de los highlights de los chicos. ¿Cómo es esto de salir de casa para llevar paz a nuestro barrio?

FC: Esta idea nos parece genial, porque en los últimos tiempos se perdió mucho esto de conocer a la gente de los locales, a los vecinos y, especialmente, interactuar de otra forma entre todos.

¿Qué testimonios reciben de las familias que lo juegan?

FC: Que no habían visto nada igual. Quedan felices. Pasa mucho que quieren seguir jugando sin parar.

En varias de las actividades ustedes promueven el reciclaje, ¿qué los inspiró a incorporar este tema?

FC: Nos preocupa el cambio climático. Queremos llevar un mensaje, sobre todo a los chicos, de que a través de estos juegos podemos activar algo que genere un enorme cambio a futuro.

¿Cuánto tiempo dura el juego, y cómo se gana?

VV: Eso es relativo. Nosotros sugerimos hacer una experiencia por día, con lo cual lleva 14 encuentros, que pueden durar una hora o un poco más, según la actividad. Hay familias que juegan por las noches, después de cenar como para cerrar el día jugando y compartiendo; y hay otras familias que lo juegan los nes de semana. El juego se gana cuando realizamos todas las experiencias, y completamos el Mapa de la Paz. Es el primer juego en el que todos ganamos. Nota original de El Cronista.