El Ladrillazo y otros juegos de mesa para aprender de ética en los negocios

A estas alturas seguro que muchos ya tendrán escrita y enviada su carta a los Reyes Magos. Para los más rezagados, o para aquellos que todavía albergan dudas, les pasamos una selección de juegos de mesa que pueden enseñar mucho de economía ética y sostenible y de gestión de recursos, pero también de las consecuencias de una mala praxis.

“¡Madre mía! ¡Qué trama más interesante me voy a montar!”. Así arrancaba hace unas semanas mi primera partida de El Ladrillazo, un juego de rol basado en la burbuja inmobiliaria. Ha conseguido ver la luz gracias a una campaña de crowdfunding en la que ha roto todos los esquemas: sus creadores pedían 5.000 euros para sacar una pequeña tirada para amigos y conocidos y han terminado recaudando más de 36.500 con casi 1.200 mecenas.

Se trata de un juego de cartas en el que, para ganar, sus participantes deben sacar adelante proyectos de infraestructuras (que se hicieron especialmente conocidos antes y después de la crisis por lo abultado de su presupuesto). ¿Cómo? buscando apoyo en políticos, ciudadanos, normativas… Durante ese proceso se irán llevando de las arcas públicas sobres –de dinero opaco- al paraíso fiscal que hayan seleccionado al principio de la partida. Y gana el que más sobres consiga.

Francisco Fernández, su principal artífice, explica que la idea surgió de la indignación que le generaba, tanto a él como a sus otros tres compañeros de piso, no poder comprar una vivienda en la época del boom inmobiliario aun teniendo ingresos. “Hemos realizado un trabajo documental de fondo muy importante y hemos contado con el asesoramiento de abogados para evitar demandas”.

No es para menos, teniendo en cuenta que muchas de las cartas con las que se juega tienen nombres y apellidos (y marcas y apodos, según el caso): empresas de infraestructuras como FCC y OHL; presidentes de Gobierno como Aznar y Zapatero, y otros políticos en activo durante la época en cuestión como Jaume Matas o Manuel Chaves; protagonistas de la burbuja como El Pocero o Francisco Correa, y hasta el rey emérito, Don Juan Carlos de Borbón.

“Entre nuestros mecenas hay profesores de Economía y Arquitectura que han visto en nuestro juego la oportunidad de enseñar una etapa importante de nuestra historia de forma lúdica e innovadora”, asegura Fernández. “Con él hemos querido mostrar las mecánicas sociales de la burbuja”.

El Ladrillazo se ha convertido en uno de los juegos que mayor notoriedad ha conseguido en los últimos meses gracias a esa exitosa campaña de crowdfunding que ha cerrado. Sin embargo, no es el único que hay en el mercado que puede dar lecciones de economía y de gestión de recursos. Con el fin de aportar nuevas ideas a los Magos de Oriente, se ha hecho una selección que va más allá del Monopoly.

Nota Original tomada desde Compromiso Empresarial.