Guía para novatos en los juegos de rol – Parte 3

Ir a la nota original: Introducción

Los juegos

Existen muchos y muy variados juegos de rol. Es un poco como decir que existen muchos y muy variados juegos de consola. Algunos se parecen, otros comparten reglas, otros son totalmente distintos.

En un juego, hay dos partes diferenciadas: el mundo y el reglamento. El mundo es el lugar donde se producen las aventuras. Puede ser un mundo como el nuestro, con nuestras ciudades (Madrid, Barcelona, Nueva York…). Puede ser un mundo totalmente distinto, como la Tierra Media de Tolkien, o sea, el mundo de El Señor de los Anillos. Puede ser medieval, como en El Señor de los Anillos; actual, como Vampiro: La Mascarada; o futurista, como La Guerra de las Galaxias. El límite es la imaginación del narrador.

Por su parte, las reglas del juego son la manera de resolver las acciones que tiene ese juego. Pueden ser unas pocas reglas sencillas, que dejan muchas cosas al buen juicio del narrador (como en Vampiro y el resto de juegos de la serie de Mundo de tinieblas: El sistema narrativo). Puede ser complejo, con muchas reglas y muchos libros de reglas (como Rolemaster). Puede ser algo intermedio (como D&D, que, al contrario de lo que creen algunos, son sólo reglas. Los mundos usan reglamento de D&D, como Reinos Olvidados, Ravenloft, Planescape o Dragonlance, pero decir que juegas a D&D es como decir, cuando juegas al parchís, que tiras dados y avanzas fichas).

Las reglas son competencia del narrador. Aunque es bueno que los jugadores las conozcan (agiliza el juego), el narrador siempre tiene la última palabra en este tema (y si necesita crear una regla para algo que no existe o romper otra, puede hacerlo. Solo se le puede pedir que sea coherente con sus decisiones y justo). El narrador es el árbitro, el juez de la partida, y siempre debe ser justo con todos. Los jugadores, a base de jugar, probablemente acaben conociendo varias reglas del juego, sobre todo el funcionamiento de las tiradas y las pruebas de habilidad.

Los juegos de rol se encuentran en libros. Estos libros suelen encontrarse en librerías especializadas, librerías de cómics, FNAC y Corte Inglés. También uno puede conseguir estos libros a través de tiendas online, buscando un poco. Los dados es más difícil encontrarlos, aunque generalmente donde se venden libros se venden dados (o hay alguien que os indicará dónde comprarlos).

Los libros de rol se dividen en dos grandes grupos: libros básicos y libros no básicos. Un libro básico suele contener las reglas del juego, así como la ambientación del juego. D&D son tres libros de reglas, pero no contienen ningún mundo (esos libros son, por ejemplo, Reinos Olvidados, Ravenloft, Dragonlance…), y se podrían llamar la excepción a lo habitual. Libros como Cthulhu, Vampiro: La mascarada, Hombre Lobo: El apocalipsis, Elric… contienen todo lo necesario para jugar y para crear aventuras.

Los libros no básicos suelen contener aventuras, ambientación, mapas… Hay muchos tipos, y muy variados. Si contiene aventuras, se le suele llamar módulo. Si contiene mapas y descripciones temáticas, suele llamarse guía. También hay libros con reglamento adicional. Algunos libros están pensados para ayudar a los jugadores. La gran mayoría están pensados para dar herramientas a los narradores.

En internet podéis encontrar muchas aventuras hechas por fans, muchas de ellas de gran calidad. Si no queréis gastar mucho dinero, es un buen sitio para empezar. Existe mucho material de rol en castellano, alguno de mucha calidad. Buscad por Google la temática que os interese y seguro que encontraréis cosas interesantes.

Esta guía no pretende enseñar a nadie a hacerse un personaje para un juego de rol. Eso está más que explicado en cualquier reglamento básico, que suelen tener siempre al menos un capítulo dedicado a la creación de personajes. Lo mejor para aprender a jugar suele ser entender la hoja de personaje. Para ello, suele ser una gran idea coger el capítulo de creación de personajes del juego que os apetezca jugar y poneros a seguir sus instrucciones para crear un personaje de ejemplo. Pensad que, al igual que diferentes videojuegos suelen manejarse de maneras diferentes, los diferentes juegos de rol suelen tener reglamentos diferentes. ¿Os imagináis jugar a básquet con las reglas del fútbol? ¿Verdad que no sería nada fácil meter balones en una cesta usando sólo los pies? Con los juegos de rol sucede lo mismo. Ciertos reglamentos están pensados para ciertos tipos de juego y servirían poco con otros tipos de juego. Y es que los juegos de rol tienen géneros, como el cine.