Guía para novatos en los juegos de rol

Esta extensa Guía para novatos en los juegos de rol, que nos tomamos el atrevimiento de copiarla textual ya que nos pareció muy buena, es de la pagina de Nación Rolera.

Paso a aclarar que les dejo el indice de la misma ya que la misma la desglosamos en varias entradas para que no sea tan tediosa tener que leer todo junto, e iré publicando una por día hasta completar el Indice que lo armamos en 6 partes.

Índice

1 Introducción
2 Lo que es y lo que no es el rol
3 Las bases del juego de rol
4 Los juegos
5 Los géneros de los juegos de rol
5.1 Terror
5.2 Fantasía medieval
5.3 Humor
5.4 Ciencia Ficción
5.5 Otros
6 Partidas típicas y tipos de juego
7 Modos de jugar
8 Conclusiones

Introducción

Los juegos de rol. Puede que hayas oído hablar de ellos a un amigo. Puede que hayas jugado a videojuegos que se hacen llamar “de rol”. Puede que ya hayas jugado alguna vez a algún juego de rol en alguno de sus formatos. Puede que no sepas nada de ellos…

Da igual. Esta guía está pensada para explicar los conceptos elementales de lo que es y no es un juego de rol, sus modalidades y, sobre todo, aclarar cosas. Con esta pequeña guía espero poder orientar a cada cual según sus gustos y necesidades en este gran mundo que es el de los juegos de rol. Vamos a ello.

Lo que es y lo que no es el rol

En su aspecto más fundamental, un juego de rol consiste en asumir el papel de un personaje ―un rol― y con éste tener aventuras. Puede ser un marciano, un perro, un caballero de las tinieblas o un sith de Star Wars.

Para ello, hay multitud de formatos y multitud de juegos. Mucha gente hoy en día empieza con los juegos de PC o de consola, cuyo formato está inspirado en los juegos de rol clásicos de mesa.

“Un momento, un momento… ¿Consolas? ¿Mesa? ¿Qué demonios quieres decir?”, os preguntaréis algunos. Para entenderlo un poco mejor, hace falta un poco de historia.

Hace mucho, mucho tiempo, a alguna gente le gustaba jugar a los soldaditos de plomo, los típicos de las batallas de Napoleón Bonaparte, para hacer estrategias sobre tableros bien ambientados. Para este tipo de juegos se desarrollaron reglamentos. Con el tiempo, estos juegos han derivado en lo que llamamos “juegos de guerra”, o wargames. Quizás os suene Warhammer. Pero estos wargames no se pueden llamar a sí mismos juegos de rol, sino de estrategia. El juego de rol es otra cosa.

A mediados de los años setenta, a alguien se le ocurrió que los personajes individuales de los wargames podrían tener sus propias aventuras: separarse de sus tropas, entrar en ruinas abandonadas, lograr tesoros… Y así, nacieron los juegos de rol. Aquel primer intento se llamó Dungeons & Dragons. Inicialmente, los juegos de rol se jugaban de manera similar a los wargames, con los jugadores alrededor de una mesa. Por eso, a este tipo de juego se le llama juego de rol de mesa, y lo explicaré con detalle más adelante.

Con el paso de los años, empezaron a hacerse jornadas de encuentro de jugadores de rol, pero las partidas de rol son largas, y los tiempos de espera hasta que una partida se montase eran grandes. Así, hubo quien decidió crear algún tipo de entretenimiento rápido para pasar el rato entre partidas. Y a uno de aquellos entretenimientos hoy día lo conocemos como Magic. Magic es un juego de cartas ambientado en un mundo de fantasía en el que podríamos jugar a rol, pero se trata de un juego de cartas y estrategia, y no de un juego de rol. Todos sus derivados, por supuesto, quedan también fuera de la categoría de “juego de rol”, aunque algunos juegos de cartas incluyen ciertos elementos más roleros que otros ―como Vampire Eternal Struggle, que emplea un sistema de concilios―. Pero no se trata de juegos de rol.

Paralelamente, apareció otro tipo de “juego de rol”: el videojuego de rol. En él, usando una consola, ordenador o similar, podíamos asumir el control de un personaje y tener aventuras con el mismo. Los primeros videojuegos de rol recreaban una típica sesión de Dungeons & Dragons (con Ultima, en 1980, como el primer gran éxito en este terreno). A medida que evolucionaron los juegos de rol “de mesa”, lo hicieron los videojuegos de rol. De los primeros juegos, que eran una esquematización de lo que se hacía en los juegos de rol de mesa, se pasó a videojuegos con pequeños argumentos, y de allí a videojuegos con argumentos más y más complejos. Sagas como Final Fantasy, en consolas, y Ultima, en PC, son exponentes de argumentos complejos. Otras sagas, como Diablo, se centraron en la exploración y el matar monstruos.